El método Tow Center

Probablemente uno de los centros de investigación más interesantes de los últimos años, el Tow Center for Digital Journalism de la Universidad de Columbia, EEUU, me ha vuelto a sorprender esta semana, con dos proyectos que tanto en su forma como en el fondo, se convierten en un ejemplo para proyectar la visibilización del trabajo que se realiza en las escuelas de periodismo.

El primero asombra por el formato en que se presenta la investigación. Se trata de Video Now, un reporte que busca describir la manera en la que las empresas periodísticas generan contenido audiovisual a través de un seguimiento presencial y tres simples preguntas: Cómo definen el formato ‘video’ las organizaciones de noticias, cómo producen sus videos y cuál es el retorno de la inversión que realizan.

Con un sitio creado exclusivamente para el proyecto, lo del Tow Center funciona tanto como un reportaje de largo formato, y una investigación académica en video. Todo licenciado con Creative Commons. Aplausos.

El segundo tiene que ver con el contenido y la pertinencia que tiene un tema así, probablemente en todas las empresas periodísticas, gigantes o no, del mundo. El Amateur Footage: A Global Study of User-Generated Content in TV News and Online Output, tal como lo dice su nombre, es una investigación enfocada en comprender cómo se maneja el contenido generado por los usuarios en los canales de televisión a nivel mundial, y bajo qué condiciones se utiliza (ojo, derecho de autor alert).

Parecido al Nieman Lab, de Harvard o al MIT Technology Review del MIT, lo inspirador de este tipo de iniciativas, es la relevancia que le entregan al lenguaje en el que se debe comunicar las investigaciones que sus académicos realizan. Convertirse en generadores de conocimiento, pero también en un medio que habla de otros medios, es una apuesta que resuelve de alguna forma, la gran brecha que separa a la academia de la ‘realidad observada’.

Un ejemplo es el caso de la NPR, uno de los medios que mejor trabaja su estrategia digital y que tiene entre sus filas al gran Brian Boyer, con quien compartí una Hackaton hace unos años. La foto al final.